A continuación figuran algunos extractos de las cartas recibidas a diario por Esther:

"Nunca he sido una creyente en el sentido estricto de la palabra, pero desde que Vd., querida Esther, me reveló el nombre de mi Ángel de la Guarda, siento que algo divino entró en mi vida... y es una sensación realmente maravillosa." (Carmen S. – Madrid)

¿Cómo puedo recompensarle, Esther? ¡La ayuda que me ha proporcionado es incalculable! Después de años de lágrimas y desilusiones, finalmente la alegría ha vuelto a mi corazón. ¡Después de haber conocido a mi Ángel de la Guarda le dirigí una oración... y Él cumplió mi deseo! Ahora los problemas económicos ya no me atormentan y he alcanzado el verdadero bienestar. "¡Gracias de corazón!" (Jose F. – Bilbao)

"Esther, me ha ayudado en el momento más oscuro de mi vida y no lo olvidaré nunca. Todo estaba oscuro en mi vida y en mi corazón solo había miedo e incertidumbre. Pero Vd. ha logrado el milagro devolviéndome esa esperanza que pensé que había perdido: ahora que mi Ángel de la Guarda se ha revelado, he recuperado el ánimo y la felicidad." (Alejandro R. – Cadice)

"Si me permito escribirle es solamente para darle las gracias... y para excusarme. Siempre he pensado que los Ángeles no eran reales, pero estaba equivocado. Estoy muy feliz por haber aprendido a ver a mi Ángel de la Guarda y a escuchar sus valiosos consejos: ayer mismo me ayudó a encontrar una valiosa reliquia familiar que pensé que había perdido." (Isabel G. – Toledo)

"Vd. es la primera amiga de verdad que hago desde hace años, Esther. ¿Qué habría hecho sin sus consejos? No lo sé y ni siquiera quiero pensarlo. Me ha hecho entender que no estoy sola y que en cualquier momento de la jornada un Ángel vela por mí... Mi extraordinario Guardián Celeste me ha hecho reflexionar, empujándome a revelar mis sentimientos a un hombre que amaba en secreto desde hacía tiempo. ¿Sabe qué ha sucedido, querida Esther? ¡Ha ido todo de maravilla y en una semana haremos una escapada romántica! ¡Gracias de nuevo!" (Ana N. – Granada)

“"Anteayer conocí a mi Ángel de la Guarda y, en estas pocas horas, ya han sucedido tres cosas maravillosas. Mi hijo me envió a su casa para una fiesta sorpresa; he ganado la causa contra mis vecinos de casa... y he recuperado la cartera que pensaba que había olvidado en el tren. ¿Coincidencias? ¡No lo creo!" (Javier P. – Siviglia)

"¿Qué puedo decir? Todo es tan bonito que me parece estar viviendo un sueño con los ojos abiertos. Esther, Vd. tenía razón y tan solo tenía que confiar en mi instinto. El Ángel de la Guarda que camina a mi lado ha sido un valioso consejero y gracias a sus palabras, he entendido lo más importante de todo: no estoy sola." (Laura C. – Cordoba)

"Esther, Vd. no es una mensajera... ¡es una santa! Antes de conocerle estaba dando tumbos y no sabía qué hacer con mi vida. Gracias a su ayuda (a la de mi sensacional Ángel de la Guarda) he solucionado uno por uno todos los problemas que me tenían atrapado en una infelicidad continua. Solo una palabra: ¡gracias!" (Manuel T. – Barcellona)

"Todos creían que nunca iba a encontrar al hombre adecuado para mí, pero se equivocaban. Solo Vd. Esther, ha confiado en mis capacidades y me hado el coraje necesario para "lanzarme" a la lucha. Justo cuando pensaba que iba a pasar sola el resto de mis días, el amor se presentó en mi vida. ¿Qué sucedió? Muy fácil: seguí los consejos de mi Ángel de la Guarda y probé a "dejarme hacer" y superar mi timidez. Hace seis meses me apunté a un curso de cocina y, poco a poco, empecé a intimar con mi simpático profesor... Ahora somos pareja y, en cuanto terminemos con el traslado, nos iremos a vivir por fin juntos. Todo es mérito suyo, Esther, y nunca podré recompensarle. Le mando un afectuoso abrazo." (Maria M. – Pamplona).

"No creía en los ángeles, no creía en el cielo y no creía en nada salvo en mí mismo. Hoy, sin embargo, veo el mundo con ojos distintos y sé que, oculto a la vista, existe un mundo hecho de luz y de amor. Yo quería las pruebas y Vd. me las ha dado, Esther. El Ángel de la Guarda que camina a mi lado es real... y también son reales sus consejos. Gracias a Él, firmé un contrato de trabajo hace diez días que me hará ganar dinero a raudales. Espero poder pagarle cuanto antes por su apoyo." (Carlos F. – Valencia)

¡Un Ángel de la Guarda camina a tu lado!
Incluso si no lo ves, Él siempre está a tu lado y desea hablarte. Si quieres conocer a tu Guardián Celeste y si quieres escuchar su voz, tan solo tienes que dirigirte a Esther, la Mensajera Angelical.

¡Descubre enseguida quién es tu Ángel de la Guarda!

En pocas horas, Esther te enviará el mensaje de tu Protector alado y un fantástico regalo.